Punto final


Intentó escapar del odio, pero no pudo. Más allá de ese sentimiento, no existía nada. Despertaba, trabajaba, comía, paseaba, existía exclusivamente dentro de su odio.
Dentro del insomnio agobiante de su ira, decidió acabar con su sufrimiento de la única manera que le pareció definitiva: hacer desaparecer la causa de su odio.
Debía recorrer un largo camino, pero no le importó la distancia, porque más allá del camino físico, él sentía que hacía demasiado tiempo que se dirigía irrevocablemente hacia ese fin. Como si estuviera escribiendo esa larga oración desde hacía mucho tiempo, y la necesidad de ponerle el punto final fuera la cruz que arrastraba.
Sin despedirse de nadie, en una decisión que para todos sería sorpresiva (porque había ocultado su odio detrás de lo que los demás creían sencillamente una forma de ser adusta), inició el largo viaje.
No miró paisajes. No descubrió belleza en el camino. No observó amaneceres, ni atardeceres. No se permitió amar a nadie. Repetía en su mente las infinitas variaciones que podrían producirse en el encuentro con su enemigo. ¿El lucharía? ¿Cómo sería esa primera mirada entre los dos después de tanto tiempo? ¿Cómo respondería a su inesperada aparición? ¿Estaría solo? Practicaba las palabras que iba a decirle, pero nunca llegaba al final, porque esas últimas eran las que más les costaban. Era demasiado orgulloso como para reconocer que dudaba lo que haría. "Esto se acaba ahora, en este lugar, en este escondite que buscaste escapando de mí. Nunca te dije que te odiaba, y sin embargo, vi en tus ojos esa última vez que nos vimos, que sabías que yo te odiaba."
La humilde casa estaba al final de un camino arbolado. Lejos de las ciudades, lejos del mar, lejos de la nieve, lejos del ruido, lejos de todo. Su enemigo estaba escondiéndose, sabiendo que algún día él lo buscaría. ¿Sería este el lugar más pacífico, más solitario del mundo?
Se dijo que de todos modos, cualquier lugar era bueno para poner el punto final a toda esa historia.
Los ojos del enemigo mostraron miedo, mientras corría a alzar a un niño y le gritaba a una mujer que se lo llevara lejos. El era la causa de ese terror. La causa de los gritos de piedad de la mujer, la causa del llanto del niño. El y su odio que los ahogaba, mientras intentaba explicarle a su enemigo que el camino terminaba allí, en ese lugar, ese día.
- Desde hace mucho ambos sabemos que debíamos terminar con esto - dijo. - El odio es insoportable.
El enemigo dijo:
- Somos hermanos. Yo preferí olvidarlo todo... Te lo dije, te pedí que dejáramos atrás nuestras diferencias...
- Fue fácil para vos- lo interrumpió. - Yo soy quien está en deuda. Nunca hiciste nada malo. Saber que más allá del horizonte hay un inocente a quien le debemos todo, que debería odiarnos y no nos odia es insoportable. No puedo más. Llegué a mi límite. Vengo a pedirte perdón. Vengo a rogar tu perdón.
Y mientras lo decía, la paz del lugar fue más evidente, y vio el paisaje, y los árboles y dejó de ver a su enemigo, para ver a su hermano.

12 comentarios:

  1. Es muy bueno Marcela!...es una reflexion barbara, el peso del que ha dañado y no tiene el odio del otro que de alguna manera " salde" su daño...muy bueno,no puedo decir más.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente. Es así, la forma de hacer desaparecer el odio es que desaparezca la causa, y la del cuento es la mejor forma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. cuando al final de los finales no le sobran dos puntos suspensivos (o algo asi decia sabina)

    Me gustó lo que lei, felicitaciones...

    ResponderEliminar
  4. increíble
    un argumento borgeano,
    pero con un final anábasis


    besotes

    ResponderEliminar
  5. Marcela ya te lo he dicho muchas veces y no me canso de repetirlo, es increible como escribis, me gusta mucho y disfruto releyendote cada tanto.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. El odio es una palabra que no debería de existir en nuestro diccionario.

    Sigo felicitándote por tus escritos.

    Nuevamente gracias por estar conmigo.

    Mi cariño..

    ResponderEliminar
  7. Te digo como Lux, que si ya conocía tu faceta de estupenda fotógrafa, aún eres más una excelente escritora. Me ha impactado lo que has escrito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Marcela, más allá de lo que pueda detallar acerca de las sensaciones que me produjo el texto, en esta ocasión me gustaría destacar tu increíble capacidad descriptiva.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. El rencor y el odio son un veneno para el alma y una mochila que cuesta cargar por mucho tiempo. Me gustó mucho el texto.
    Precioso blog!,Marcela.
    Felicitaciones por tus letras.
    Pasaré a leerte.
    Besosss.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó el giro que le diste luego del nudo, muy bueno. Al leerlo me acordé de Borges y su Mayo 20, claro que este tiene tu sello y un final encantador.

    Besos.:-)

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar
  12. Los reencuentros facilitan una conversación y volver a mirar y disculparse. un abrazo

    ResponderEliminar