El árbol


Desde la ventana veía el árbol. Los colores se escondían en la niebla. O se habían ido, dejando al mundo abandonado en gris.
Las ramas hablaban entre ellas y suspiraban amando al viento, que las había desnudado sin ternura.
El árbol, habitaba la ventana. La llenaba. La completaba. Le daba un sentido.
El mismo que en verano brillaba en verde, ahora dormitaba en su almohada de invierno.

8 comentarios:

  1. A veces un árbol, una planta, una roca , una rama cualquier objeto natural significan tantas cosas y llega a importar tanto....

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial esa imagen de "Las ramas hablaban entre ellas y suspiraban amando al viento, que las había desnudado sin ternura".

    Comunica tantas cosas a la vez que me parece que nada más cierto que comparar al viento con un amante grosero que te despoja por placer propio.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosos versos árbol de la vida que nos entregas..

    Un gusto leerte..

    Saludos fraternos con cariño
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso, es todo un canto optimista, porque el árbol no está verde no quiere decir que está feo. Tiene otra belleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Impecable, una síntesis extraordinaria! Qué interesante vivir en un mundo de ventanas, árboles y almohadas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Otra razón mas para que vuelva lo más rápido que pueda la primavera!
    Besos odio el invierno

    ResponderEliminar
  7. Y lo que ya no es pronto puede volver a ser. Interesante metáfora en este texto, además de muy poético.

    Besitos.:-)

    ResponderEliminar
  8. La foto es muy linda. Me sentí identificada con lo que escribes, ya que mi (tu) casa está rodeada de árboles. Son como mi coraza.

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar