El punto atractor

foto: alex


Allá, ¿ves?
Ahí queremos llegar. A ese preciso lugar. Tenemos calculado el tiempo que tardaremos, las fuerzas necesarias para alcanzarlo, los obligatorios rodeos. Porque desde acá el camino se ve recto, derechito, fácil, pero los rodeos son necesarios, por razones tan vanas como las anécdotas posteriores sobre como se superaron los inesperados escollos, hasta para cosas vitales como levantar la autoestima y sentir orgullo de nuestro coraje.
¿Qué sería de nosotros y del camino si lo recorriéramos tan derecho como es? No, no; las irregularidades deben existir. Me niego a andar un camino sin recovecos.
Hacia allí vamos. A ese punto lejano. A ese paisaje que aún no vemos, y sin embargo, nos atrae. No sabemos por qué. No importa por que. Es un punto atractor. Es imposible evitar correr hacia allí. Es nuestro, y punto.

15 comentarios:

  1. Ah, que encanto de relato."ese lugar...esos paisajes...que no vemos, que nos atraen y punto."
    Vamos!!!!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. me gusto tan certo en es camino por la vida.. un gustazo inmenso leerte

    Exceletne
    saludos fraternos con mucho cariño
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Nos pasamos la vida dando rodeos, si fueramos directos al grano nos cundiría más. Me gustó, Marcela, y creo que las imágenes no cesan de susurrarte. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Un camino sin recovecos sin caidas, sin sentirse perdido mas de una vez, sin encrucijadas no tiene gracia.
    Lo bueno no es llegar sino el trayecto, lo que conocimos lo que vivimos y los escollos, además un camino recto e iluminado no solo es aburrido sino que ya conocemos el final antes de haber llegado.
    Mi camino me tiene sin cuidado si es largo o corto ya caminé bastante estoy en paz.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ojalá siempre pudiéramos ser así, de ir en caminos que aunque nos cuesten, salgamos adelante.

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  6. te juro que para nada me gustan las rectaas en los caminos, de hecho volver para mí siempre es una aventura, siempre un recoveco o una esquina inesperada una curva que nos lleva hacia la misma meta pero de forma, mucho más...divertida?

    ResponderEliminar
  7. Aunque estamos de acuerdo debo precisar que me atraen más los caminos que los destinos, como si el desplazarse fuera más motivación que el llegar. El llegar es insatisfecho por definición, una meta cumplida sólo puede ser seguida de acostumbramiento o de firmar la rendición frente a otra meta. Y está bien eso, pero en el camino está la exploración, están los recovecos, las trampas, las distracciones, las atracciones… y lo prefiero.

    Excelente relato… y eso ya no es sorpresa para los visitantes de este blog.

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo. eso pasa.
    Y es genial verlo.

    que bueno que puedas apartarte un poco y verlo con mas distancia.

    Eso, lejos de enfriar, libera.

    ResponderEliminar
  9. Como una carretera... en línea recta todo sería más fácil, pero también más aburrido.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Claro que sí, si esos escollos son los que le dan gustito al camino (de no existir los olvidaríamos porque todos los caminos serían iguales)

    ResponderEliminar
  11. Excelente relato. Creí haber comentado antes, y veo que no.
    Por algún motivo, ahora me doy cuenta, leer tu post me llevó a publicar el mío, "geodésicas".
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    Gabriel.

    PS: y gracias por el enlace.

    ResponderEliminar
  12. Perdón, vuelvo para saludar a un viejo amigo Tom, que veo aquí, a mi derecha.

    ResponderEliminar
  13. Pido disculpas por no responder de a uno, pero mi vida está un poquito complicada, supongo que es una broma negra del destino por mi adoración al caos y a los escollos de los caminos, y no tengo mucho tiempo libre, así que prefiero, ni bien tengo un momento para sentarme frente a una computadora, ir a visitarlos a sus propios blogs. Tenganme paciencia, sean buenos.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  14. Juas! lo primero que pensé al ver tu actualización fué "Se comió un espacio" (El punto a tractor) Y me imaginaba la historia de un punto llevado en un tractor por un camino.
    Pero me encontré con el punto al final del camino, y me gustó mucho más.
    Coincido con el amigo Os, lo mejor está en el camino.
    Besos,

    ResponderEliminar