A ambos lados de un muro...


En el mercado, en las calles, susurrando por el miedo, decían que los enemigos eran monstruos o demonios.

Decían que violaban a todas las mujeres, que mataban a la mayoría de los hombres, que esclavizaban a todos a los que no asesinaban.

El pueblo, escondido tras las altas paredes, rezaba y temblaba mientras los ejércitos se preparaban para defenderlos.

Desde el atardecer, los "monstruos" , simples hombres agotados por el viaje desde el horizonte, veían como las sombras de las nubes recorrían la planicie, y leves teñían con manchas oscuras los muros que ellos deberían derrumbar para complacer a su rey.

Les habían dicho que los habitantes de la ciudad eran monstruos, escondidos, esperando la oportunidad para llegarse hasta el horizonte y violar a sus mujeres, matar a sus familias y esclavizar a quienes no mataran...

11 comentarios:

  1. que linda historia!
    pd1: lo escuché de un veterano de malvinas
    "la guerra, es la pelea de hombres que no se conocen por asuntos de otros hombres que sí"
    pd2: como me gusta la foto del pantano
    un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buen texto! Muy,muy bueno. El desconocimiento produce intolerancia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ariel: Gracias. Exactamente eso es la guerra.

    Mariela: Intolerancia y miedo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. - Marcela, impecable. Un beso. Ade

    ResponderEliminar
  5. La base de la domesticación es el miedo. Me ha venido a la mente el miedo que desde la sanidad pública española(movidos los hilos por la compañía farmaceútica correspondiente) han usado para que vacunáramos a nuestras niñas contra el VPH (vacuna innecesaria). Resulta que, además, hay dos niñas en la UCI por esa vacuna.
    Siempre el miedo.

    Buen fin de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El individualismo es a veces un muro tan peligroso como el que supone la guerra.

    Excelente como siemrpre.

    ResponderEliminar
  7. Qué forma tan genial de reflejar esos prejuicios que tanto daño han hecho - y siguen haciendo - a la humanidad. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Ade: gracias

    Annabel: Nos gobiernan utilizando el miedo. Acá en Argentina también ha pasado que han querido imponer, confundiendo a los padres (que por lógica desean hacer todo por sus hijos), vacunas contra cepas de enfermedades que no son de nuestra región, por ejemplo.

    Silvio: Estoy de acuerdo. Levantamos muros para protegernos de los demás, y no necesariamente son enemigos.

    Isabel: Muchas gracias.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  9. Parece metira pero a traves de la historia eso ha ocurrido muchisimas veces y cuando se encuentran los cadáveres de los contendientes uno la lado del otro no hay ninguna diferencia, podrían haber sido amigos, amantes o buenos vecinos pero en la guerra la primera víctima es la verdad.

    Besos hermosa

    ResponderEliminar
  10. Eso es verdad, Lux, no hay diferencias más allá de las que se inventan para provecho de pocos. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Excelente, Marcela! Impecable tu relato.
    besos

    ResponderEliminar