Desnudo


Hay algo de magia en ver a alguien desnudarse...

Analizar las elecciones que se tomaron hace tiempo, quizá en la infancia y que se hicieron costumbre: primero el zapato derecho, o quizá el izquierdo, desabotonar de tal modo la camisa, la remera quitarla hacia adelante, o hacia atrás, primero un brazo (¿por qué ese, y no el otro? ¿por qué ese titubeo antes de doblar la prenda quitada...?).

Y esa calma al sentarse en el borde de la cama para quitarse el pantalón, con una mirada cómplice o un bostezo, quien sabe...

En calma, o con urgencia: me gusta ver como alguien se quita la ropa. Esa magia al despojarse de los disfraces que se usan todo el día... Sin pensar en lo que vendrá, solo disfrutando de otro gesto cotidiano que nos permite tocar la piel amada, que desnuda un cuerpo, como me gustaría poder desnudar, solo una vez, aunque sea, un alma...

20 comentarios:

  1. Cierto es que es un gesto cotidiano y a la vez puede llegar a ser tan sensual que te transporte a donde quieras ir.

    Me gusta tu blog

    Besos y buen día

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Carmen. Creo que esos gestos cotidianos son, sin dudas, los más importantes. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad lo que decís Mar; yo creo que quitarse la ropa es una más, de las tantas ceremonias que cumplimos cada día.

    ResponderEliminar
  4. Claro, Gus, pero ceremonias de las buenas, de las que nos hacen felices...

    ResponderEliminar
  5. Es ir mucho, muchísimo más allá el querer desnudar un alma. Quizá este deseo sea porque sabemos que lo rico, lo valioso está en el corazón de las cosas.
    Pero cuánto misterio por desentrañar sería desnudar un alma. Me has echo desear lo mismo. Todo mérito tuyo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Máximo: ¿No es cierto que sería apasionante desnudar un alma? Y claro que es ir mucho más allá, pero a mí me pueden las metáforas... Gracias y beso.

    ¡Ginger! Que gusto tenerte por acá... Gracias por caminar un poquito más para visitarme. Beso.

    ResponderEliminar
  7. Una cuestión tan cotidiana y monótona, pero a la vez tan poco observada.
    ¿Te puedes creer que nunca me he parado a pensar en todos esos movimientos calmados y pausados que hacemos como ritual antes de... dormir? Porque si se trata de hacer el amor, la cosa cambia y nos podemos encontrar ante miles de formas de hacerlo... no el amor, si no desnudarse.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Oscar: las formas de desnudarse antes de hacer el amor son mucho más variadas por supuesto. Y muchas veces (no todas) sin tanta calma. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pasaba por aquí y he entrado para desearte un buen finde.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias Carmen! Igualmente. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es una hermosa ceremonia sin dudas, tantas veces pasada por alto...
    Me quede pensando en, si logramos desnudar un alma, que pasaría despues???
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Nos sorprenderíamos seguro, tipo y después, quién sabe!. Beso.

    ResponderEliminar
  13. Andando por el feisbuk llegué hasta aquí, lo que aprovecho para dejar un saludo..

    Bss

    ResponderEliminar
  14. qaesar: hace rato que no entro al feisbuk. ¿Todavía existe? Me alegro que hayas llegado acá. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Seguro Mar, quitarse la ropa, ya sea para hacer el amor o para quitarse el día y descansar es una de las felicidades diarias y por lo común no la disfrutamos como tantas otras cosas.

    ResponderEliminar
  16. Sé que tienes ese sentido para poder mirar más allá de la piel de las letras, de la piel del amado.
    Y no todos tenemos esta capacidad.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Ya te aviso que lo de la piel de las letras, te lo voy a robar. ¡Me encantó! ¡Yo avisé! Muchas gracias! Beso.

    ResponderEliminar
  18. Es una hermosa reflexión llena de ingenua sensualidad, como debe ser...natural, sencilla sin artilugios...enhorabuena por tu página...azpeitia

    ResponderEliminar
  19. Esa es la sensualidad que me gusta, aspeitia: natiral, sencilla y sin artilugios. Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar