Las palabras elegidas

Despertó pensando en cómo decirlo.

Debía seleccionar las palabras con cuidado.

Mimarlas primero, quizá. Decorarlas, perfumarlas, para que ya desde su creación fueran realmente apreciadas.

En la calle, en la oficina, solo podía pensar en las palabras.

Lo asustaba un poco el poder de esas simples letras, transformadas por una poderosa magia lógica en un sonido específico que debía, ni más ni menos, que transmitir sus pensamientos y sentimientos a otro.

¿Hay algo más poderoso que las palabras?

¿Algo más peligroso?

Mientras las horas pasaban, las palabras escogidas iban siendo cada vez menos.

Todo su pensamiento debía reducirse a unas pocas letras.

Sería lacónico, pensó, pero claro.

La luz del atardecer menguaba, como adecuándose al escenario en el que la frase decidida sería dicha.

El llegó al lugar escogido y frente a su expectante interlocutor, se quedó en silencio.
.
.

Depeche Mode "Enjoy the silence"

3 comentarios:

  1. A veces es mejor el silencio.
    Ser palabra sin hablar.
    Me gustó.
    Bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras que usted elige para contar sus historias son las acertadas, son las necesarias y son un lujito.

    ResponderEliminar
  3. Clarice: ¡el silencio dice tanto! Besos y gracias.

    Gracias Gu!. Son las que salen, al menos. Beso.

    ResponderEliminar