Lunes, 9:30

Ya podría ser jueves, pero no, es Lunes... Un lunes nuevito y lustroso.
Hoy la mañana terminó a las ocho, cuando no llegó el tren y yo tuve que aceptar que, calculando los complejos recovecos de mi existencia del día de la fecha, sí estaba atrasada.

Sin embargo, la radio Amadeus pasaba música barroca (no Bach, pero similar, olvidé el nombre del compositor) y durante varios minutos, me divertí adivinando si lo que veía en el horizonte eran árboles tras la niebla, o unas nubes hermosas. Eran árboles, simplemente, dibujando hermosas nubes con las hojas en el cielo. Los ojos nos engañan, pero no por maldad, sino para hacernos jugar un rato, para sorprendernos, para divertirnos un lunes mientras esperamos un tren que no llega.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario