Se puede sentir a la tormenta acercándose. Se la siente en la piel. Todo se siente en la piel: las cosas malas que van a pasar, que son inevitables y las cosas buenas, que son tan intangibles, se sienten en la piel.