Poema


Dicen que los Dioses tienen
buenas razones para no oír plegarias.
Y ofrecen a cambio el misterio,
de tierras desconocidas.
¿Cómo creer sus promesas
si llegan acompañadas de invierno?
Lágrimas como hojas secas,
cayendo en un río.
Dioses que prometen primaveras
a los habitantes del frío.