Esperas


No podía sacar la vista del camino. Ni dejar de pensar que esperar es perder el tiempo.
No podía concentrarse en el libro que había llevado previsoramente.
No podía disfrutar del paisaje, porque no le gustaba esperar, y cuando algo que no le gusta pasa, anula el resto de las cosas que sí podrían gustarle.
Como si el cuerpo y la mente, no se acostumbraran a la espera.
Y sin embargo, todo el tiempo estamos esperando. Esperamos nueve meses para nacer. Esperamos nueve meses para que nazcan nuestros hijos. Hacemos largas colas para hacer cualquier cosa, desde un trámite hasta entrar al cine. Esperamos el colectivo, la comida en el restaurant, los resultados de un análisis, el sol, la lluvia...
Pero a ella no le gusta esperar.
Por eso se inclina en el andén para ver si el tren se acerca, como si eso fuera a apurarlo.
Por eso llama por teléfono a quienes espera y se atrasan.
Además, espera algún día aprender a esperar con paciencia...

10 comentarios:

  1. Tanto esperar, tanto correr, tanta ansiedad... para llegar al mismo sitio todos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. "Aprender a esperar con paciencia". Todo un reto que, si se llega a aprender, quizá seamos ya bastante viejos cuando lo hagamos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. y seguir esperando... esperar los días que llegan para esperar los siguientes...

    ResponderEliminar
  4. Debe ser difícil no saber esperar, vos tenés razón, vivimos esperando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Parece que lo hubiera escrito yo!! Hace un par de meses escribi al parecido, lo comparto con vos si tenes ganas: http://mariclo.blogspot.com/2010/01/esperar.html

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Ese es un tema recurrente para mi, no te imaginás lo desgastante que es vivir esperando en la profesion de abogado, el tiempo es de goma, y lo peor es que ponele si un juicio de Daños y Perjuicios dura un promedio de cuatro o quizás cinco años ¿te das cuenta que en un máximo de seis o siete se te terminó la vida???

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si entendemos la espera como la coordenada tiempo que nos puso en ventaja por sobre el acontecimiento, no nos queda por resolver porqué esperamos sino qué esperamos...
    Las buenas noticias son que la espera es la vida y mientras esperamos tenemos mucho que aprender.
    D.

    ResponderEliminar
  8. ¡Los teléfonos móviles e internet son los responsables de tanta impaciencia en nuestros días! Nos hemos acostumbrado a su velocidad, y ahora esperar 15 segundos nos parece una eternidad... Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Solamente las personas muy sabias son capaces de esperar sin impaciencias...

    Mas saludos, amiga

    ResponderEliminar
  10. La foto es muy linda.
    Esperar no es fácil pero vale la pena. Yo he tenido que aprender a esperar.


    Abrazos preciosa.

    ResponderEliminar