Niebla


Deberíamos aprender a caminar en la niebla.
Apreciar las imágenes difusas.
Dejar de esperar claridad todo el tiempo:
la bruma también es sana.
La humedad en el aire, las nubes bajas.
Aprender a adivinar lo que hay más allá,
sin apurarlo.
Permitir el viento.
Respetar los torbellinos.
Sorprendernos, recién cuando aclara el día.

16 comentarios:

  1. Me gusta la niebla entre los árboles, es mágico saber que hay más allá, besitos paty

    ResponderEliminar
  2. Tal vez la niebla nos muestre la realidad de las cosas que se deforman cuando esta desaparece. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  3. Ya aprendí.
    Camino y no me ven.
    Mucho mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí, por algo existe la niebla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Visto con estas letras es embriagador caminar por una niebla que oculta buenas cosas, yo he caminado entre ella y lo hace todo muy misterioso.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Y cuántas veces hemos de hacerlo, eso de caminar en la niebla, caminar en sombras y aún completamente a oscuras. También hay belleza en ello y, sobre todo, está la oportunidad de aprender. Besos, querida amiga, me ha encantado este poema.

    ResponderEliminar
  7. No puedo ocultar que prefiero la claridad, la nitidez de la situación, plena visibilidad. Pero he aprendido a mirar a través de la bruma con la grata sorpresa de que a veces el horizonte es más cristalino que como lo consigo apreciar.

    Interesante punto de vista,
    D.

    ResponderEliminar
  8. También he aprendido a andar en la bruma, sin desesperación ni miedo, solo a la espera de que todo aclare.

    Muy buen texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La niebla difumina los contornos, suaviza el paisaje y permite imaginar detalles. Muy poético y sugerente este elemento. Seguro que recuerdas ese poema de Bécquer que empieza diciendo: "Cendal flotante de leve bruma..." Machado decía: "Siempre buscando a Dios entre la niebla".
    Gracias por pasarte por mi blog y comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo cuano era chiquito que para ir a la escuela tenia que cruzar con mi hermano el terreno descampado donde antes estuvo la Penintenciaria de la avenida Las Heras, y que era tanta la niebla que no se veía a mas de tres metros.

    Te mando un beso hermosa

    ResponderEliminar
  11. La niebla y los días brumosos me agradan y mucho.
    Sobre todo porque es un clima en donde la certeza de un paisaje posible se estrella con la imposibilidad del refutador de leyendas.
    Aplicando la metáfora a otros territorios, caminar en la niebla, no tener tantas certezas expresa búsqueda. Y la búsqueda es movimiento. Y movimiento es vida.

    ResponderEliminar
  12. caminar juntos tal vez parezcamos ciegos a tientas tal vez nos reconozcamos al disiparse la niebla

    un beso grande

    ResponderEliminar
  13. Cuánta verdad Marcela!
    Precioso...
    Gracias!
    Beso

    ResponderEliminar
  14. Estupendo. Y el mensaje es magnífico. Me alegra volver por aquí y hallar algo tan bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Marcela. Me gusta mucho el mensaje que deja este texto. En el mundo que vivimos las dudas, el caminar bajo la niebla te diría que es fundamental. Las certezas no son buenas...

    Bso grande.;-)

    ResponderEliminar
  16. Exacto, adivinar que hay en ella.
    Yo vivo en una ciudad que tiene como peculiaridad vestimenta que es la niebla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar