Pesadilla en gris


Le pido disculpas por ser repetitiva, pero a pesar de todo lo hablado anteriormente, otra vez soñé lo mismo.
En mi sueño tengo que ir a algún lado. No importa a dónde. Eso nunca importa a pesar de que me siento obligada a ir a ese sitio. Quizás el que no importe ir a donde voy y que de todos modos vaya, y esté ansiosa por llegar a ese sitio sin importancia, aumenta el peso de la pesadilla en mis hombros. Es aún más pesadilla el que corra y me desespere en esa carrera absurda, no sé si me entiende...
Ahora que estoy despierta (porque estoy despierta, ¿no es cierto?) comprendo que debería notar que la ciudad por la que camino es un poco más gris que las ciudades normales. Por normales se entiende las ciudades de la vigilia.
Apuro el paso porque llego tarde a ese sitio que no importa. Algunas veces llueve. Las gotas se funden y desaparecen en el asfalto que arde. Como en las ciudades normales... las de la vigilia.
Algunas paredes muestran ladrillos rojos, como heridas gastadas. Todo el sueño es una herida gastada.
Me pregunto si esos seres que corren cerca de mi también están soñando. Pienso que sus carreras son absurdas y continúo con la mía.
Doblo en esquinas, tropiezo... Algunas veces tomo largos trenes que viajan uniendo grises estaciones, con bancos abandonados a su suerte (pobres, pobres bancos solitarios, ni una paloma en ellos, ni un gorrión, ni un perrito en ellos), con sombras perdidas en sus propias pesadillas.
Cuando estoy llegando al sitio que es el fin de mi viaje en sueños, comprendo que de algún modo estoy equivocada, o perdida, o algo cambió porque de ningún modo yo deseo llegar allí.
Y me quedo de pie, mirando el sitio al que debía ir, y la pesadilla se vuelve tranquila y espesa, como un charco sucio y cuando despierto me alegro de haber escapado, y me preparo para mi absurda carrera diaria.

10 comentarios:

  1. que vidas paralelas!!!
    el vértigo del relato me atrapó...
    un tema el de tús sueños que dá para conversar en un bar

    un beso anábasis

    ResponderEliminar
  2. Uff Marcela, que interesante.
    Despreocupate, no cansás... Ni un poquito.
    Cariños linda!

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien sueño con una ciudad es mas te juro que casi estaba seguro que quedaba esa casa a la que iba a parar siempre cerca del Hospital Rivadavia te juro que es tan pero tan nitido que no me explico como no estuve ahi, eso por momentos hasta me asusta un poco.
    Y oime hermosa vos justamente no podes decir eso de "absurda carrera diaria"

    Te mando un beso hermosa

    ResponderEliminar
  4. Será un aviso?
    Un sueño premonitorio?
    Que misterio...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si se repite a menudo es por algo.
    Esa sensación de angustia de no llegar al sitio deseado es un aviso, puede que alguien ande perdido de nuestro entorno más cercano.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante. Ojala pudieramos siempre interpretar esos eventos de la mente.

    Un placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tu relato se me hace muy cortito y muy interesante, espero to be continued...
    Un abrazo y feliz sueño...

    ResponderEliminar
  8. Tu sueño me recuerda al mío personal, el de caminar mi ciudad gris. Después amanezco en un paraíso de colores, nada más lejos que una pesadilla… un verdadero sueño, pero ajeno.

    Espero que entre realidades, llegues donde te planteás sin la sensación de error por alcanzar la meta de otros.

    Un beso, soñadora.
    D.

    ResponderEliminar
  9. Ni siquiera los sueños pueden mostrar ese tono grisáceo que muestran las ciudades y sus carreras de seres autómatas e insensibles.

    En tu caso... ¡¡¡ al menos es un sueño !!!

    Besos desde el ocaso.

    ResponderEliminar
  10. Mejor pensar que son sueños lindos, que quizá quieras olvidar pero ellos no se ovidarán de vos.


    Bsis

    ResponderEliminar