Caminos dormidos


¿Cómo sobrevivimos a despertar todas las mañanas?

No somos los mismos los que enfrentamos los sueños que quienes somos despiertos.

No dominamos ningún mundo en realidad. Somos siempre barcos a la deriva, pero despiertos creemos que el timón nos obedece, y en sueños somos conscientes de los solos que estamos frente al océano.

Y cruzamos el puente entre ambos mundos, todas las mañanas y todas las noches. ¿Cómo lo hacemos? ¿Cuánta confianza tenemos en que todo lo que dejamos en ambos universos siga allí hasta que regresemos? ¿Cómo sobrevivimos a esa experiencia?

Dicen que la mejor prueba de confianza en otra persona es dormir a su lado. Somos vulnerables dormidos. Dejamos nuestras armas bajo la almohada. O junto a la cama, porque no podemos dormir armados.

Y a su vez, dormidos somos inalcanzables. Nadie puede tocar mis sueños. Son solo míos. Puedo relatarlos, describirlos, intentar entenderlos, pero nadie más puede verlos.

Cruzamos eternamente a solas esos caminos dormidos. Y despertamos y a veces sentimos alivio, pero muchas otras nostalgia por esas imágenes que se pierden ni bien abrimos los ojos.

12 comentarios:

  1. De soñar nadie se cansa, porque soñar es olvidar, y olvidar no pesa y es un sueño sin sueños en el que estamos despiertos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Bello post!

    Algunos sueños mejor no despertar.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post! Y me quedo con ese final... algunas veces sentimos nostalgia por esos sueños que debemos dejar cuando despertamos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la mas de las veces me he alegrado cuando despierto que todo haya sido un sueño, yo conocía a una mujer que tenía el don de poder despertar y luego volver a dormir y entrar en el mismo sueño.
    He oido que en la cárcel está prohibido despertar a un compañero, que es el peor de los errores porque dicen que cuando duermen nuevamente son libres.
    También dicen que nunca hay que llevar a la cama a alguien mas loco que uno, el problema es que mas de una vez me di cuenta tarde.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cuando dormimos estamos entrenando para la eternidad.
    De momento vamos despertando pero llegará un día que no.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tarda uno bastante en dormir tranquilo junto a otra persona hasta que no la conoces bien pues como dices, dejas en evidencia toda tu vulnerabilidad. A veces, en contadas ocasiones, me he despertado de un sueño y he conseguido volver a entrar en él al volver a dormirme. En cuanto a la confianza en volver a despertar y encontrar lo que dejó uno antes de cruzar el puente, creo que va disminuyendo con la edad. Pero quizás sea normal.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Puede uno olvidarse de los sueños pero los sueños jamas se olvidan de nosotros, y tarde o temprano se cúmplen...

    Hermosa publicación.
    Besitos y buen domingo Mar.

    ResponderEliminar
  8. Especial entrada! Impecable manera de vernos!
    Me llevo un buen sabor y el pensamiento lleno.

    Abrazos

    MAGAH

    ResponderEliminar
  9. El poeta español Juan Ramón Jiménez definió muy bien ese misterio del dormir con una breve poesía que decía algo así:
    "El dormir es como un puente
    que va del hoy al mañana.
    Por debajo, como un sueño,
    pasa el agua."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Dormir es ir a otro mundo con fe de volver a este.
    Muy estimulantes tus palabras, para mi pensamiento.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Dicen que los sueños dejan de ser de uno y pasan a ser compartidos luego de que uno los relata. Nada mejor que haber pasado las horas vulnerables con alguien merecedor de compartir nuestros estadios más inconscientes.
    D.

    ResponderEliminar