Frutos


Buscamos en el bosque un fruto específico. Pero en ese bosque no crece el árbol que da esos frutos. Entonces nos enojamos con el bosque entero.
Lo tachamos en nuestro mapa y no queremos visitarlo más.
Queremos hasta olvidar que el bosque existe.
No vemos más los árboles llenos de muchos frutos distintos, porque no encontramos ese, el único que creíamos que nos gustaba.
No es culpa del bosque entonces, viajero.
Solo tenés un gusto demasiado limitado.

17 comentarios:

  1. genial descripción de la búsqueda "ciegacabezadura" de la raza humana... tal cual! muy bueno! Beso

    ResponderEliminar
  2. Vane: Somos cabezas duras. Sobre todo para apreciar la diversidad de los bosques! Gracias!

    ResponderEliminar
  3. O tambien puede ser que tiene mal gusto el salamin ese.
    Marcela ayer estuve con sonoio y dedicamos un buen lapso de tiempo para elogiar tu blog y lo bien que escribis, te juro que la Stella Artrois no gravitó a la hora de los elogios ya que eran merecidos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. esto es parte de la casualidad netica,
    un tema desarrolado por varios de manera indepiente con diferentes direcciones...

    un beso anábasis...

    ResponderEliminar
  5. Jaja, me gustó ese final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Lux: Puede ser mal gusto. Puede ser ceguera... La verdad es que hay tantos frutos en un bosque que enojarse porque falta uno...

    Vos y sonoio son dos bombones. Muchísimas gracias!

    sonoio: suele pasar! Y es fascinante, porque poder comparar las visiones sobre un mismo tema suele ser muy agradable. Y gracias a vos también por esos elogios regados por stella artois...

    Julia: Muchas gracias.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ser limitados hace perder muchas cosas, todas las demás.

    Besos y hermoso texto.

    ResponderEliminar
  8. Mariela: Exacto. Que nos guste un solo sabor es tan aburrido además...
    Besos. Y gracias.

    ResponderEliminar
  9. La verdad que la busqueda no es fácil, cuando encontramos demasiado a veces confunde, pero quedarnos con uno tampoco es ideal, en resumen quién sabe lo que quiere, un beso paty

    ResponderEliminar
  10. Un paseo por el bosque con los ojos bien abiertos para apreciar otros frutos, otros colores. Un abrazo y feliz domingo

    ResponderEliminar
  11. ¿Ser así de malcriados es inherente a la especie humana o es un signo de modernidad? Desechamos enfáticamente lo que no satisface nuestros caprichos con precisión milimétrica pero, ¿qué estamos dispuestos a hacer por el bosque para conseguir a cambio el fruto deseado?

    Seguramente algunos hacen mucho… el amor maternal es incondicional: Feliz Día de la Madre.

    D.

    ResponderEliminar
  12. Patricia: A nadie le deben gustar todos los frutos. Los gustos personales son respetables. Pero como decís, querer solo uno, en medio de un bosque, es muy poco.

    Mónica: Me gustó eso de los ojos bien abiertos...

    Daniel: Creo que es inherente a la especie humana! Además, es más fácil esperar que el bosque produzca algo que nos llene completamente. Sin hacer nada nosotros a cambio, claro. Gracias por el deseo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Es muy cierto lo que dices, Marcela. Cuando buscamos un fruto determinado, encontramos toda clase de ellos menos el que queremos. Eso hace que no probemos otros frutos que quizá sean mejores incluso, del que con tanto ahínco buscamos.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ja ja, me brotó una sonrisa.
    Caprichos como de un chico. Pero por ese bosque debe andar la diversidad dispuesta de nuevo a tender una mano.
    Muy bueno!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Tal vez cada fruto está en nosotros mismo y no los vemos por estarlos buscando afuera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me has recordado a los cuentos que escribe Jorge Bucay, en España se han vendido mucho sus libros, no sé si allá por tu tierra.
    :)

    ResponderEliminar