Dialogo escuchado por ahí.


Caminaba delante de mi. Yo iba a hacer compras al supermercado, temprano en la mañana del domingo (bueno, bastante temprano, serían las nueve y media; como no me gusta comprar cuando hay mucha gente, si tengo que hacer compras un domingo, cosa que evito casi siempre, soy capaz de levantarme un poco antes, ¡inclusive un domingo!, solo para salir medio dormida a la calle, y llegar al supermercado antes de que se amontone la gente en las góndolas).

Ella no sé a donde iría. Quizá fuera como yo, una histérica evitando multitudes. Era una linda mañana. La calle estaba solitaria. Ella no debía tener más de cincuenta años, usaba un bastón pero caminaba bastante rápido y llevaba de la correa un pequeño perrito blanco, no sé que raza, es un detalle que no me importa, pero bueno, como para que se den una idea, de esos peluditos que caminan tan rápido que apenas se les ven las patitas. Mientras caminaba, ella decía:

"Esto no puede ser, ¿cuántas veces tengo que decirte que hay que mirar a los dos lados de la calle antes de cruzar? No podés lanzarte así nomás en las esquinas, tené cuidado, es una vergüenza, ya no sos un bebé".

Me pareció tan divertida la forma en que ella le hablaba a su perrito que ni bien llegué a casa, le conté esta anécdota a Pancha, mi perra. También le pareció muy divertida.

17 comentarios:

  1. Jajaja, yo también les hablo así a mis mascotas. Tendrías que haber oído mis discursos cuando el gato estaba con una infección y no quería tomar el antibiótico, jajajaja.
    Besosss.

    ResponderEliminar
  2. Las personas que le hablan a sus mascotas sofisticando el nivel de la conversación y exponiéndolos a aprendizajes y hasta opinión, están completamente desequilibradas… me lo acaba de decir alguien que de todo esto entiende mucho, que vive en Urano y que tiene una nave que irradia luces de todos los colores.
    D.

    ResponderEliminar
  3. Un final, muy bueno, a la historia.
    Y mucha ternura en el texto.

    abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Marcela! me gustó leer tu anécdota del paseo del domigo. Las mascotas son una cura para las personas. un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. como para no divertirse sonlas cosas que pasan por ahí
    a pancha le habrá causado gracia tant reto!
    y recuerdo
    que hace unos años un poeta editó un libro delicioso y surrealista
    sobre diálogos escuchados al pasar

    un beso anábasis

    ResponderEliminar
  6. A veces pienso que las mascotas son hijos que adoptas cuando los tuyos se han ido y echas en falta su compañía y tener a alquien a quien seguir preparando para la vida. Hay mucha gente que les habla, como si fueran niños, como si fueran humanos. A ese tipo de perros que describes yo les llamo "Fitis", porque así se llama el que tiene mi hermano.Mi hija, cuando ve uno por la calle dice: "Mira, un fiti".
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, qué bueno. Me encantó. A mí también me parecieron muy divertidos la anécdota y tu relato.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo me mataste el remate.
    Yo siempre pensé que bueno sería que por una vez los perros les contestaran a sus dueños, me encantaría.
    Recuerdo la vez que nevó mis dos siberianos en la puerta esperando que yo los hiciera entrar a casa, los miré y le dije_
    -Ustedes son siberianos asi que o se divierten o se joden.
    Y los dejé a fuera.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. A nuestro entendimiento y su caracterisrica de limitado,( es mi parecer, seguramente limitado jaja, que nadie se sienta nombrado) le sumamos la arrogancia de la coherencia( determinada por....ehhh???)y los miedos ante todo lo que no entre en lo pre-establecido.
    El cierre del relato es estupendo!!!

    Beso.

    ResponderEliminar
  10. me encantaria que por una vez mis perros contestaran , delsusto se me cortaria a mi el habla un saludo para Tesla y Milu

    ResponderEliminar
  11. alguien dijo (con un poco de soberbia) que la única manera de mantener una conversación inteligente es hablar solo...
    Habría que agregar:... y con el perro!

    ResponderEliminar
  12. Creo que como todo, lo sano es la medida. Una cosa es que amemos a nuestros bichitos y otra que esperemos que no entiendan en serio. Pero si, yo hablo con mi perra. Y a veces, hasta me entiende.
    Gracias a todos. Y Renzi, bienvenido.

    ResponderEliminar
  13. jajaja
    muy gracioso, pero más interesante.

    buen blog

    ResponderEliminar
  14. jajajaja, buenísimo!
    si yo contara las conversaciones filosóficas que mantengo con mi gata... (sí; "conversaciones", no "monólogos") Beso!

    ResponderEliminar
  15. Luis: Gracias. Bienvenido.

    Claro que son conversaciones. Pancha acá, asiente con la cabeza. Está de acuerdo.
    Besos Vane, gracias.

    ResponderEliminar
  16. Esperemos que esa mujer tenga también família y amigos con quienes poder comunicarse... ese comportamiento me transmite soledad. O será que yo no hablo el idioma de los perros (nunca tuve uno, será por eso ;) )

    ResponderEliminar