Misterios de la mente.

En la entrada anterior escribí una sola palabra. Cuando leí la entrada, ya publicada en el blog, me pareció que la palabra llueve estaba mal escrita. Más leía, más rara me parecía la palabra. Hasta que ni siquiera supe qué significaba. Entonces, salí a la vereda, y me acordé.