Soy

No es que me haya ido. Sigo aquí. Pienso mucho. Extraño aún más. Soy la misma, pero aún no sé quien soy. ¿La viuda? ¿La huérfana? Soy madre, soy novia, soy monotributista, soy suegra, soy amiga y vecina... ¿Quién soy?
Leo sobre budismo, y sobre magia. Le rezo a la Diosa Blanca, y medito sin lograr acercarme ni un milímetro a la iluminación. Corro llegando tarde a donde no quiero ir.
Y debo escribir más. La paz de las letras no me la da otra cosa. Debo volver, aunque no me haya ido. Paliar el silencio y regresar a un camino seguro, en donde soy las letras que me liberan de ser quien no quiero ser.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario