Ahora

No hay ayer. No hay mañana. Sólo existe el momento que lo contiene todo. El tiempo sumergido en el ahora.

No se vuelve

No se si es posible irse realmente de algún lado, de modo que volver es imposible. ¿Cómo irse de un todo indivisible que es el sueño que nos rodea? ¿Cómo volver al sueño del que no podemos salir?

Le pongo a todo filosofía. No una seria y respetable: una filosofía mal peinada y rebelde. Entonces, vuelvo a escribir y me corrijo: no, no vuelvo; no dejé de escribir. (La verdad es que siento culpa, porque escribir me salva la vida, y dejo de hacerlo porque no encuentro el tiempo, o el lugar). No me fui, no dejé de escribir, me digo, porque es imposible. Y porque sé que se escribe el sueño que vivimos día a día. Se escribe todo el tiempo.